viernes, 30 de agosto de 2013

HISTORIA PERSONAL DEL APELLIDO GOTOPO

           


                 Afirma el pintor Catalán Antoní Tapíes, que uno termina pareciéndose a su nombre, por eso desde los catorce años me he rebanado el cerebro buscando la etiología del apellido Gotopo, primero en textos históricos de autores que hurgaron los apolillados archivos de Indias, en la ciudad de Sevilla. Luego en el inmenso compás de la literatura universal, pero no encontré a ningún autor con ese apellido, ni a ningún personaje de novela, aunque revise bibliotecas enteras, con la firme esperanza de encontrar la historia de los hermanos Gotopozok, pero nada que ver. Luego me convertí durante quince años en un cinéfilo enfermizo, diariamente frecuentaba el cine Rex, el Alcazar, el Tropical, el Miranda y el Autocine Río de Coro y me quedaba anclado como un bobo, al final mirando los nombres de todos los que trabajaron en los créditos de las películas, pero los Gotopo le tienen fobia al cine, brillaban por su ausencia.

          Mi amigo periodista Giovanny Gotopo - de Quebrada de Hutem- quien ha sido uno de los estudiantes más inteligentes que ha pasado por la Universidad Cecilio Acosta de Maracaibo, afirma que el apellido vino de las Antillas Neerlandesas, pero uno recorre esas islas caribeñas y no encuentra ni siquiera un apellido parecido, para que uno pudiera decir que el mismo se fue transformando con el pasar del tiempo. Vamos a poner un ejemplo, mi bisabuelo paterno era de apellido Van Getten, y mi papá terminó siendo Faneite, es decir que las secretarias de los registros civiles se encargaron de hacer lo suyo.

          Da la impresión que el apellido Gotopo tiene un eslabón perdido en su evolución,  de lo que estamos seguros es que el primer Gotopo surgió en la población de Cerro Pelón, en el centro de la península de Paraguaná, luego se extendieron por casi todo el territorio peninsular, hasta la terrible sequía del año 1912, cuando muchos paraguaneros cruzaron el desierto a pié en una macabra migración que dejó cientos de muertos en el istmo de Medano Blanco. De allí surgió el culto a las animas de Guasare, como un homenaje a los caídos en la resolana, “a los que no pudieron llegar a Coro”, que también es un paisaje solar pero bañado por las aguas que bajan de la Sierra de San Luis.

          Los primeros Gotopo llegaron a Coro en 1912, - el hambre los dispersó-  allí venía mi bisabuelo Amador, un comerciante malas pulgas, de piel blanca, de ojos claros, que se quedó a vivir en Coro, pero los otros Gotopo se fueron a Cabimas, a Maracaibo y a Valencia, buscando nuevas fuentes de trabajo y a su vez los hijos de estos se dispersaron por gran parte del territorio nacional.

         Pero no son muchos, el apellido Gotopo sigue siendo muy singular, en Caracas siempre me preguntan si ese es mi nombre artístico, y quedan atónitos cuando les digo que es mi apellido. Mi abuelo Adolfo Gotopo nació en la población “El Saladillo” a diez kilómetros al norte de Coro, era Albañil de oficio, tocaba el cuatro y cantaba décimas, tomaba cocuy blanco mezclado con ají chirel, cazaba iguanas y conejos, recogía datos y semerucos con los primeros rayos del sol, en el sopor de agosto dormía bajo la resolana en una silla de cocuiza inclinada a la pared, su plato favorito eran arepitas rellenas con serpiente tragavenao. Pasaba todo el día jugando con la serpiente y en la tarde la mataba y se la comía, además tenía una imaginación deslumbrante, afirmaba que podía hablar con los muertos y que había sido asustado por todo tipo de espantos y aparecidos: “La bola de fuego”, “una carreta conducida por un jinete sin cabeza”, “un arreo de mula que iba en el aire”, etc.
        De niño yo me orinaba en la hamaca, porque me daba miedo ir al baño aterrorizado por sus cuentos. Siempre vistió camisa y pantalón de caqui y su respectivas alpargatas, un día pasó un fotógrafo ambulante y lo retrató, luego pasado unos días apareció con la fotografía retocada de mi abuelo con traje corbata y sombrero, como para que sepan que los fotógrafos también tienen imaginación.  Mi abuelo Adolfo murió de una forma muy literaria en 1972, después de haber construido una hermosa casa de bahareque en la calle Garcés, le dio un infarto y el alcanzó a caminar unos pocos pasos, hasta sentarse en el tronco de un árbol de olivo desde donde miró la casa y luego murió. Mi madre Isbelia heredó sus facultades sobrenaturales, también habla con los muertos, sabe leer el cielo, el oleaje del mar, el canto de los pájaros, posee una glándula de los presagios que ya hubiese querido la K.G.B tenerla entre sus filas.

          Por estas razones que son muy subjetivas y pertenecen al ámbito de lo mágico, particularmente creo que el apellido Gotopo tiene una raíz prehispánica, que somos Caquetíos hasta la médula y que el mestizaje afrohispano nos dejó el apellido intacto, aunque en un momento de la historia casi muere de extinción, a saber por lo menudo que somos ante tanto apellido de origen hispano. Los Gotopo somos paraguaneros, como las cumaraguas, como los vientos alisios del noroeste, Paraguaná es nuestra patria espiritual, en ningún lugar del mundo me siento mejor, “la tierra llama” dice la filosofía popular.

          Por eso cuando en 1999 me fui a estudiar dibujo y pintura en “The Art Students league of New York”, iba convencido de que en esa metrópolis de veinticuatro millones de habitantes no encontraría el eslabón perdido de la etiología del apellido Gotopo, y así fue, ni Gotopo, ni nada parecido, ni en Manhattan, ni en Brooklyn, allí la gente me preguntaba si mi apellido era africano por su sonido, pero no venimos de África, porque el gen moreno oscuro se impone, y en la fisionomía de la familia Gotopo existen rasgos que están mas cerca de lo prehispánico, como los ojos achinados y melancólicos, los pómulos prominentes, la piel morena amarillenta, el cabello grueso, las mandíbulas fuertes y la nariz un poco ancha, entre otras cosas.

          Yo para vacilarme a las gringas, cuando me preguntaban sobre mi apellido les decía que mi abuelo había sido un rey en Nigeria, ellas respondían “tú eres un hombre afortunado”.

          Luego en Europa no encontré a nadie con algún apellido parecido, ni en China, ni en el Medio Oriente, así que a mis cuarenta y cuatro años llego a la conclusión de que todos los Gotopo vienen de Cerro Pelón, que ha comienzos del siglo XX, el apellido se escribía “Gottopo”, según reza en documentos de mis antepasados. La persona que tenía mas información sobre la familia era el viejo Juan Gotopo, siempre charlábamos en su  taguara en el barrio Pantano Abajo, pero a nadie se le ocurrió hacerle una entrevista grabada.

          El vocablo que designa al parque nacional Guatopo, en el estado Miranda, es lo que más se le parece a nuestro apellido y también posee una raíz indígena, por eso no creo que mi apellido sea Holandés o Italiano, en un principio pertenecimos a lo primigenio, ahora somos la mezcla de todos los pueblos del mundo.


José Gotopo

5 comentarios:

Julio Gotopo dijo...

muy buena su investigacion, eso quiere decir que los gotopos somos unicos y de un solo origen

Marjorie Dice que Knox dijo...

Hola José, mi nombre es Marjiatta Gottopo, no sé bien porqué pero siempre he tenido la misma curiosidad que tú, somos poquitos, aunque me dolió que dijeras que no encontraste ningún autor con ese nombre porque soy escritora y publiqué una novela en España y muchos poemas con ese apellido. Yo tengo una teoría loca, coincido contigo en que somos caquetíos cerrados( es decir , puros) lo sé por mis rasgos , pero qué te parece esto. No has encontrado Gottopoks pero has obviado los Gottorp, Gottileb, Gott etc, y es que la peninsula fue conquistada por alemanes, y esa raíz Got probablemente provenga de ahí, pero dada a los indios (o sea, nos bautizaron) entonces se quedó en Gottopo, Gotopo, etc? ¿te parece plausible? es sólo una teoría medio peregrina que inventé tratando de encontrar a mis antepasados entre las tribus antiguas de la península de Paraguaná... un saludo

EL FARO DE FALCON dijo...

Que tal José. La verdad ni se cómo me topé con tú Blog pero me llamó la atención la búsqueda que llevas detrás de tus raíces. Yo tengo bastante tiempo investigando en los registros parroquiales lo mismo acerca de mi apellido y de otros vinculados a la familia. Tu inquietud me motivo a buscar en mis índices y mis libro y encontré que Carlos Gonzales Batistas en su libro sobre tierras de Paraguaná aparece Pablo Gotopo asistido por Pedro Manuel Arcaya en un litigio contra los Sierralta ambos aderechados de una posesión cercano a Pueblo Nuevo de nombre el Roncador e Isito. También se hace mención a que Manuel Gotopo y su esposa Benita Ramírez hacían la venta de un pozo en Capubana que fuera del indígena Juan Bautista de Gotopo. Además encontré en un índice sobre los registros parroquiales de Coro donde aparecen entre 1788 y 1789 los nombres de Juan Antonio y Juan José Gotopo y en 1826 Manuel de la Cruz Gotopo. Por otra parte la tesis de Marjitta no es descabellada es muy probable que e apellido Gotopo sea una forma corrupta de un apellido anglosajón u holandés proveniente de curazao como bien tu explicas el caso del Faneite. Es el caso del apellido Seda que desapareció para dar paso al Zea. Lo curioso de todo esto es que la mayoría de los caquetios optaban por ponerse los apellidos españoles más comunes. Finalmente debo decirte que tengo un vínculo espiritual con los Gotopo por medio de mi madrina creo se llamaba Carmen Gotopo hermana de tu mama que vivía en Cabimas. Bella fue muy amiga de mi mamá Sofía Blanco pues ella era costurera y le hacía vestidos. Ella nació y vivió en la calle Aurora, donde también nos levantamos nosotros antes de venirnos a San Bosco. Espero te sea útil la información. Hernan Blanco

EL FARO DE FALCON dijo...

Que tal José. La verdad ni se cómo me topé con tú Blog pero me llamó la atención la búsqueda que llevas detrás de tus raíces. Yo tengo bastante tiempo investigando en los registros parroquiales lo mismo acerca de mi apellido y de otros vinculados a la familia. Tu inquietud me motivo a buscar en mis índices y mis libro y encontré que Carlos Gonzales Batistas en su libro sobre tierras de Paraguaná aparece Pablo Gotopo asistido por Pedro Manuel Arcaya en un litigio contra los Sierralta ambos aderechados de una posesión cercano a Pueblo Nuevo de nombre el Roncador e Isito. También se hace mención a que Manuel Gotopo y su esposa Benita Ramírez hacían la venta de un pozo en Capubana que fuera del indígena Juan Bautista de Gotopo. Además encontré en un índice sobre los registros parroquiales de Coro donde aparecen entre 1788 y 1789 los nombres de Juan Antonio y Juan José Gotopo y en 1826 Manuel de la Cruz Gotopo. Por otra parte la tesis de Marjitta no es descabellada es muy probable que e apellido Gotopo sea una forma corrupta de un apellido anglosajón u holandés proveniente de curazao como bien tu explicas el caso del Faneite. Es el caso del apellido Seda que desapareció para dar paso al Zea. Lo curioso de todo esto es que la mayoría de los caquetios optaban por ponerse los apellidos españoles más comunes. Finalmente debo decirte que tengo un vínculo espiritual con los Gotopo por medio de mi madrina creo se llamaba Carmen Gotopo hermana de tu mama que vivía en Cabimas. Bella fue muy amiga de mi mamá Sofía Blanco pues ella era costurera y le hacía vestidos. Ella nació y vivió en la calle Aurora, donde también nos levantamos nosotros antes de venirnos a San Bosco. Espero te sea útil la información. Hernan Blanco

Kev @kevincoronel dijo...

Hola José cierta curiosidad me dio al buscar el apellido materno de mi papá, ciertamente Gotopo! Pero del Estado Aragua, ella proviene de Ocumare de la Costa, saludos.